domingo, julio 12, 2009

Sopa de ajo especial



Aún hoy, cuando se habla de algún nuevo rico con un pasado pobre, las abuelas sentencian: "ese ha comido muchas sopas de ajo". Y es que la sopa de ajo es un plato de pobres donde los haya. Los ingredientes son los más baratos y simples que podemos encontrar en el mercado, y el valor nutritivo de este plato es bastante limitado. La sopa de ajo es además bastante fácil y rápida de preparar. La versión que aquí presentamos es la variante un poco "lujosa". Tenemos que pensar que el sabor de esta sopa se sustenta sobre el ajo y la sal. Hemos redondeado este sencillo caldo con vino tinto y salsa de tomate, para darle cuerpo y volumen.

Ingredientes:

- ajo
- cebolla
- pan
- salsa de tomate frito
- vino tinto
- pimentón picante, sal, guindilla
- aceite de oliva

Preparación:

Cortamos el pan en dados y dos dientes de ajo en juliana. Sofreímos el ajo con un poco de pimentón y añadimos el pan removiendo con rapidez. El pan absorbe el aceite al instante, por eso tenemos que darnos prisa, para que no queden unos trozos empapados en aceite y los otros secos. Cuando estén doraditos los retiramos del fuego y los reservamos.

Cortamos varios dientes de ajo y una cebolla en juliana y los sofreímos en una cazuela con pimentón. Añadimos agua y llevamos la sopa a ebullición. Luego añadimos un chorro de vino tinto y otro de salsa de tomate frito. Salamos la sopa al gusto y la retiramos del fuego.

Normalmente a la sopa se le añade el pan y se sirve todo junto, pero es mucho mejor si servimos la sopa y el pan por separado y dejamos a los comensales prepararse su sopa con el pan que deseen. Si la sopa nos sigue pareciendo pobre, podemos añadir un poco de queso parmesano rallado.

Existe una versión de sopa de ajo con huevo. Al entrar el agua en ebullición, rompemos un huevo y lo vertemos en la sopa, removiendo bien para que se mezcle con el resto de los ingredientes.



martes, junio 02, 2009

Espárragos trigueros con atún semicrudo y vinagreta de aceitunas


Ayer me sentía juguetón y con ganas de experimentar(no, no en ese sentido).

Ingredientes:

- Atún
- Espárragos trigueros
- Aceitunas
- Aceite de oliva
- Pimiento verde
- Vinagre de Módena
- Sal
- Azúcar

Preparación:

Picamos el pimiento y las aceitunas lo más pequeño que se pueda. Luego le añadimos vinagre de Módena, sal, azúcar y aceite de oliva al gusto. Cocemos los espárragos en agua con limón, sal y aceite.

El atún lo tenemos que freir rápido, de manera que quede frito por fuera y crudo por dentro. De esta manera podremos sentir todo el sabor puro del pescado en la boca.

Lo servimos como en la foto. Se puede beber un vino blanco bien frío para acompañar. Es un plato fresco y ligero, ideal para el verano.

viernes, mayo 22, 2009

Pimientos rellenos con salsa de tomate


Otra receta para hacer pimientos rellenos. Es un plato fácil pero algo laborioso. Hay que hacerlo cuando tengamos algo de tiempo. Eso sí, el éxito está asegurado.

Ingredientes:

- pimientos
- ajo
- cebolla
- queso feta
- tofu(versión vegetariana) o carne(versión carnívora)
- salsa de soja
- arroz
- zanahorias
- vinagre de módena
- aceite, sal, orégano, tomillo, pimentó
- tomate frito en salsa

Preparación:

Cortamos los pimientos en dos mitades, los colocamos en la bandeja del horno y los horneamos a 200° hasta que estén blanditos. Mientras se hacen, podemos seguir con la preparación. Cortamos el tofu en daditos y lo dejamos adobándose con la salsa de soja. Picamos la zanahoria, las cebollas y el aj0 y lo freímos, reservando una parte de la cebolla y el ajo para la salsa de tomate. Luego añadimos el tofu con la salsa de soja y lo removemos hasta que esté doradito. Lo reservamos.

Hacemos el arroz blanco. Cuando esté listo, lo mezclamos. con la cebolla, el ajo, la zanahoria y el tofu. En otra sartén freímos la cebolla y el ajo restantes. Cuando esté dorado, le añadimos la salsa de tomate, que vamos a especiar con el vinagre de módena, el pimentón, el orégano, el tomillo y la sal. Cuando esté a nuestro gusto, lo reservamos en la misma sartén o en una cazuela.

Sacamos los pimientos del horno(no se nos habían olvidado quemándose, ¿verdad?) y los rellenamos con el arroz. Luego los colocamos en la cazuela o la sartén "nadando" en la salsa. Si nos queda salsa extra, podemos introducir unas cucharadas dentro del pimiento, mojando el arroz. Luego cortamos el queso feta en daditos y lo colocamos encima de los pimientos. Tapamos la cazuela y dejamos los pimentos cociéndose a fuego lento en la salsa de tomate unos minutos.

Este plato se puede servir con tenedor, cuchillo y cuchara, ya que la salsa de tomate hará los efectos de una sopa fuertemente especiada. Primer y segundo plato en uno.

martes, marzo 03, 2009

Humus (pasta de garbanzos y sésamo)



El humus es una deliciosa pasta de garbanzos de origen árabe, que se puede usar para untar en el pan o como acompañamiento de muchos platos.

Desde que lo probé hace tiempo, tenía ganas de hacerlo. Los ingredientes son todos de lo más normal, excepto la pasta de sésamo, que podemos comprar en una tienda de productos exóticos.

El problema con el que me he encontrado es que no hay una proporción clara en los ingredientes, sino que cada uno lo hace a su manera. Parece que hay que probar hasta encontrar el punto justo. Por ejemplo, el que yo hice ayer quedó con un sabor un poco fuerte a ajo. Le puse dos dientes de ajo, pero la próxima vez solo le voy a poner uno.

Edito: el otro día lo volví a hacer, y esta proporción a mí me parece perfecta: 250 gr. garbanzos cocidos, zumo de dos limones, 1 diente de ajo, sal, tres o cuatro cucharadas soperas de tahin(al gusto) y agua para lograr la textura adecuada. Truco: podemos usar el mismo agua en el que hemos cocido los garbanzos.

Ingredientes:

- garbanzos cocidos
- tahin(pasta de sésamo)
- ajo
- zumo de limón
- sal
- agua

Ingredientes optativos(yo lo he hecho con comino):
- comino
- guindillas
- perejil
- aceite de oliva

Preparación:

La preparación no puede ser más sencilla. Cocemos entre un cuarto de kilo y medio kilo de garbanzos. Si los garbanzos son frescos, es mejor tenerlos la noche antes remojando en agua fría. Los mezclamos con el zumo de uno o dos limones y uno o dos dientes de ajo y lo batimos bien con la batidora. Si la mezcla está algo seca(que lo estará) añadimos agua con cuidado de no pasarnos.

Cuando tengamos una mezcla homogénea(tiene que quedar como un paté), es el momento de darle sabor. Para ello tenemos que añadir tahin(pasta de sésamo) y sal al gusto. También podemos añadir otras especias como comino o perejil. Vamos probando hasta que esté a nuestro gusto y mezclando bien con una cuchara. Si lo hacemos bien, nos quedará una pasta homogénea con un sabor fuertemente especiado, pero fresco y ligero al mismo tiempo. Yo por mi parte sigo investigando.

El humus se puede usar para untar en pan. También podemos acompañar un plato de carne o de verduras. Lo más típico es comerlo con pan árabe(la masa fina que se usa para hacer el dürum kebab).

Edito: me fijo que en la foto, debido al flash, la pasta parece más líquida de lo que es en realidad. No nos tiene que quedar algo tipo puré de verduras, sino más bien de crema seca. ¡Así que cuidado con el agua!

martes, febrero 10, 2009

Deconstrucción del pan tumaca



En nuestros laboratorios ultrasecretos en las montañas de Alemania, nuestros ingenieros han vuelto a escribir una página en la historia de la gastronomía. El equipo de El Montañés Errante se complace en presentarles la deconstrucción del pan tumaca. Basándonos en los ingredientes clásicos de esta tapa catalana(ajo, tomate, jamón serrano) y usando hojaldre en vez de pan, esta receta no dejará a nadie frío.

Por razones lógicas he prescindido del aceite de oliva... Sin embargo podemos echarle un chorro de aceite a la salsa de tomate, si no nos importan las calorías.

Ingredientes:

- masa de hojaldre
- salsa de tomate
- ajo
- jamón serrano

Preparación:

Primero pelamos un par de dientes de ajo y los mezclamos con la salsa de tomate. Luego lo pasamos por la batidora y lo reservamos. Extendemos la masa hojaldrada y con un pincel extendemos una capa de la salsa de tomate. Luego extendemos las lonchas de jamón serrano, cuidando de que no quede ninguna superficie sin cubrir. A continuación enrollamos la masa hojaldrada y presionamos el rollo un poco para que quede bien compacto.

Con un cuchillo muy afilado, cortamos el rollo con lonchas, para conseguir el efecto de caracola que vemos en la foto. No importa si quedan un poco apretujadas, luego las podemos mejorar a mano en la bandeja del horno.

Precalentamos el horno a 200º y en una bandeja colocamos las caracolas. Deben estar separadas, porque el hojaldre aumenta su tamaño casi al doble. Las metemos en el horno y las calentamos a 150-180º.

Cuando estén casi listas, las sacamos y les damos unas pinceladas de salsa de tomate por encima. Luego las volvemos a meter y las sacamos cuando estén doraditas.

Una versión vegetariana sería con feta y aceitunas. Las caracolas no quedan tan bien, pero está también delicioso.

jueves, enero 29, 2009

Canapés



La verdad es que no sé muy bien si los canapés son algo típico español, o el origen de este plato está en otro país, pero es algo que en España se come muchísimo, sobretodo en fiestas. Es una manera de que quedar como un señor sin tener mucha idea de cocina, ya que las técnicas básicas de los canapés son cortar y untar, algo que sabe hacer cualquiera.

Para los que no sepan lo que son: un canapé es un trozo pequeño de pan con algo encima, normalmente varios ingredientes untados o colocados sencillamente encima. Se suele usar pan de molde, porque se deja trabajar muy bien y se come fácilmente.

No hay "ingredientes" para canapés. Podemos hacerlos de lo que queramos, y el único límite es nuestra imaginación. Sin embargo, para hacerlos bien y sorprender a nuestros comensales, podemos seguir algunas reglas básicas.

1.- Variedad y mezcla: la palabra variedad es la base de cualquier fuente de canapés. Esta variedad no es solo en cuanto a sabores, sino también texturas, colores y olores. Para ello, buscaremos varios ingredientes que podamos combinar de muchas maneras. No hay que olvidar que solo usaremos una pequeña porción de cada ingrediente. En los canapés debemos buscar los contrarios. Nada más aburrido que una fuente de canapés con sabores solamente salados o dulces. Hay que mezclar sabores para conseguir la mayor riqueza posible.

2.- Orignalidad y creatividad: esto se presupone, pero el canapé está hecho para sorprender. Si no sorprendemos, nos hemos quedado a medio camino. Debemos buscar ingredientes novedosos, mezclas extrañas, etc... Nuestra meta es sorprender al paladar y a la vista. Cuando saquemos la fuente, hay que oír algunos "ahhhh, ohhhh, ¿qué es eso?". Dejemos volar nuestra imaginación buscando nuevos caminos inexplorados. El canapé de mayonesa con queso y jamón york está muy bueno, pero hay que innovar un poco.

4.- Sabor: bueno, si mezclamos chorizo picante con nocilla, a lo mejor está bueno, pero a lo mejor es una mierda. No olvidemos que el canapé está hecho para ser comido. Pensar siempre qué efecto vamos a conseguir con esa mezcla que nos hemos inventado. La originalidad está bien, pero el efecto tiene que ser "comible". Lo mejor es probarlo nosotros mismos.