domingo, diciembre 18, 2011

Gulash



Ayer estuve en casa de una amiga y había hecho gulash. Le había quedado de muerte. Éste es el primero que hago y aunque estaba delicioso, parece que aún hay algunos detalles que tengo que mejorar. El suyo era más parecido a una sopa, con los trozos de carne deshaciéndose en la boca. El mío es más tipo "patatas con carne" de toda la vida. El gulash es un plato de la cocina tradicional húngara. Es un guiso de carne con verduras picante, que en principio lleva patatas, carne de vaca, pimientos y cebolla, pero que acepta otros ingredientes. El mío tiene pimientos, zanahorias, ajo y patatas.

Ingredientes:

- carne de vaca
- patatas
- hierbas aromáticas
- pimiento
- ajo
- zanahoria
- pimentón picante
- salsa de tomate

Preparación

Cortamos la carne en dados y la freímos hasta que dore. Luego la reservamos. Cortamos las verduras en trocitos pequeños y las freímos en una cazuela con aceite de oliva. Cuando estén listas añadimos la carne, la salsa de tomate(se puede usar también puré de tomates) y un poco de agua. Salamos y añadimos pimentón picante al gusto. Lo dejamos cocer al menos dos horas a fuego lento.

Mientras se hace el gulash, cortamos las patatas en dados y las maceramos en aceite con hierbas aromáticas y sal. Yo he usado albahaca y romero. Precalentamos el horno y las asamos a 180º en la bandeja. Las dejamos dorarse.

Servimos las patatas y encima el gulash muy caliente.

Nota: en ningún caso acompañar este plato con vino de Hungría, que es malísimo.

martes, noviembre 01, 2011

Burrito veggie


Le he puesto este nombre a mi burrito como un intento desesperado de aparecer en el buscador de alguna página norteamericana. Ya en serio. ¿Qué tendrán los burritos que le gustan a todo el mundo? Los burritos los hice el domingo y los comimos mi mujer, mi cuñada y yo. Hoy 1 de noviembre es el día típico que uno se pasa en el sofá, a ser posible en pijama. ¿Qué mejor comida que unos burritos hechos 48 horas antes y que no hay más que sacar de la nevera, calentar un poco, meter las tortillas en el horno dos minutos y a comer? Por razones logísticas he dejado el burrito abierto para la foto.

Ingredientes:

- Tofu de tomate
- Pimientos
- Ajo
- Queso feta cortado en daditos
- Tomates
- Aguacates
- Patatas
- Yogur
- Mayonesa
- Ketchup
- Aceite de oliva, hierbas aromáticas frescas, sal, tabasco verde

Preparación

Lavamos y cortamos las patatas en dados. Preparamos una adobe con aceite de oliva y hierbas frescas. Yo he utilizado romero y albahaca, que era lo que tenía a mano. Mezclamos las patatas en el adobe y las asamos en el horno sobre la bandeja.

Cortamos el pimiento y el ajo y lo freímos. Cuando esté casi hecho añadimos el tofu cortado en daditos. Salamos y añadimos un poco de tabasco verde. Controlamos las patatas.

Preparamos una ensalada con el tomate y el aguacate. Cortamos el tomate y el aguacate en trocitos y le añadimos sal, tabasco verde y hojas de menta frescas. Controlamos las patatas.

Hacemos una salsa con yogur, mayonesa, ketchup y tabasco verde. Como se puede ver, el tabasco es el leitmotiv de todo el conjunto. ¿Has mirado las patatas?

Cuando todos los ingredientes estén listos, prepararemos nuestra burritoteca con todo a disposición de los comensales, que se prepararán el burrito a su gusto y capricho. Nosotros lo regamos de manera decadente con un martini. Supongo que cualquier cosa alcohólica le va bien.

Ensalada biólogica de pollo y champiñones


Hace tiempo que tenía ganas de hacer un plato con ingredientes 100% de agricultura biólogica. ¿Y qué mejor que una ensalada? Todos los beneficios de la agricultura biólogica se aprecian mejor con ingredientes frescos: mejor sabor, ausencia de pesticidas y abonos artificiales y mayor presencia de vitaminas y minerales. En el caso de los animales se añade una vida al aire libre, piensos naturales y menor estrés.

Esta ensalada se prepara en menos de media hora.

Ingredientes:

- lechuga hoja de roble(que en realidad no es una lechuga, sino una variedad de la achicoria)
- champiñones
- pepino tipo francés
- queso feta
- alcaparras
- pechuga de pollo
- Salsa de ensalada

Preparación:

- Lavamos y cortamos las verduras. Los pepinos se pueden dejar con la piel si son frescos. Los champiñones no hay que freirlos. Crudos tienen un sabor que recuerda a nueces. Cuando tengamos los ingredientes colocados en el plato, preparamos la salsa y freímos la pechuga de pollo en trocitos pequeños. Cuando esté todo listo, colocamos la carne sobre la verdura y vertemos la salsa sobre la ensalada. Servimos inmediatamente.

domingo, septiembre 11, 2011

Los diez mandamientos del cocinero



1.- Usarás productos de primera calidad.

Da igual la receta que hagamos. Si los materiales son basura, al final el resultado será basura. Por el contrario, cualquier cosa que hagamos con ingredientes de primera calidad será un éxito. Una loncha de jamón ibérico de bellota, una rebanada de pan de pueblo y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. ¿Suena bien, verdad? Pues eso. Lo mejor sería que usáramos verduras y carne de la agricultura biológica, que al final no es tan caro si sabemos comprar.

2.- Usarás productos frescos.

El uso de productos frescos en cocina es algo que no podemos dejar de acentuar. Los productos frescos son más baratos, saben mejor y sientan mejor. Tendremos un mejor control del resultado final, ya que no dependemos de especias industriales extrañas. Además la comida que hagamos con productos "primarios" tendrá menos calorías, ya que en los productos industriales a menudo hay sal, azúcar, potenciadores del sabor y grasas monoinsaturadas que elevarán la ingesta calórica aunque no nos demos cuenta.

3.- Te tomarás tiempo.

Bueno, no siempre es necesario pasarse tres horas en la cocina para hacer algo. Pero intentar cocinar algo razonable en menos de una hora es casi imposible. La comida hecha con tiempo y tranquilidad sale mucho mejor, ya que el estrés se transmite a la comida(vale, yo también he leído "como agua para chocolate", ¿qué pasa?).

4.- Te concentrarás en cada paso.

Si para hacer un plato necesitamos seguir, por ejemplo, cuatro pasos, debemos concentrarnos en cada paso para que el resultado final sea bueno. De nada sirve poner todo nuestro empeño en mezclar el huevo con el mascarpone si antes hemos hecho un café intragable para nuestro tiramisú.

5.- Seguirás tu intuición

Cuando veo esas recetas que dicen "añada una cucharada de salsa de soja y dos cucharadas de aceite" me descojono. ¿Cómo que dos cucharadas? ¡Échale un buen chorro de aceite, cojones! Sigue tu intuición, haz las cosas como te parezca. Pásate las recetas por el forro. Cámbialas, modifica, crea, sigue tu nariz, tu boca y tu estómago.

6.- Usarás especias naturales

Conectando con el punto 2: evita las salsas maggie, los caldos avecrem y toda esa mierda. Si quieres especiar algo, usa especias naturales. La naturaleza nos ha dado tantas cosas, que necesitaríamos varias vidas para probarlas todas. Empezando por la sal y la pimienta, los básicos, y siguiendo con orégano, comino, mejorana, romero, pimentón, curry, albahaca, estragón, etc... Una cosa que descubrí hace años son los tiestitos de hierbas frescas. Si regamos la planta, tendremos hierbas frescas durante varios días.

7.- Olvidarás los tópicos

Estoy seguro que al primero que se le ocurrió mezclar un filete de cerdo con una loncha de queso y una de jamón york le llamaron de todo menos bonito. Hoy el cordon bleu es algo normal. Uno de mis tópicos más odiados es que con el pescado hay que beber vino blanco. Bueno, con un bacalao o una merluza puede, pero con sardinas asadas lo mejor para mí es un buen tintorro de esos que te rascan la garganta. Los tópicos y reglas "sagradas" son veneno para la cocina.

8.- No te obsesionarás con la carne

No todo es carne. Ni pescado. Si nos obsesionamos con la carne, al final todo lo que hagamos será igual. Carne+otra cosa. El mundo de los vegetales, y sobretodo de los cereales, es inmenso. No tengas miedo de probar platos vegetarianos o casi-vegetarianos. Verás que ganas en paleta de sabores. Como diría el maestro Yoda "mmm el lado oscuro de la cocina la carne es... más fácil, más sencillo, más seductor, pero no más poderoso, joven padawan".

9.- Irás a comer a menudo a buenos restaurantes

El cocinero tiene que comer. Tiene que probar cosas que no conoce, para desarrollar ideas, buscar inspiración. No quiere decir que vas a hacer el mismo plato en casa, pero a lo mejor piensas "esta moussaka está deliciosa, ¿pero qué pasaría si...?" Ahí comienza tu mundo. Inventar algo completamente es muy difícil. Normalmente mezclamos cosas que ya hemos visto y le damos nuevas formas.

10.- Mezclarás culturas

Los mejores platos salen de los mestizajes. Las cocinas populares de cada país son maravillosas. Pues para hacerlas todavía mejor, ¡mézclalas! Échale salsa de soja al bacalao a la vizcaína, a ver qué pasa. Este proceso no lo vas a inventar tú, ya existe en países con mucha inmigración, como pasa con el mestizaje de las cocinas árabe y francesa, o la adaptación de la cocina turca a la mentalidad alemana.


domingo, agosto 21, 2011

Milhojas de calabacín vegetariano



Este plato, que parece más difícil de lo que en realidad es, hará las delicias de grandes y pequeños. Para mí es una manera bastante apañada de comerme un vegetal al que detesto profundamente: el calabacín. He de decir que estaba delicioso, modestia aparte...

Ingredientes

- calabacines
- salsa de tomate
- cebolletas
- ajos
- alcaparras
- pimiento rojo
- queso feta
- tofu(en la versión carnívora carne picada)
- tabasco verde, sal, romero fresco, albahaca fresca

Preparación

Cortamos el ajo, el pimiento y la cebolleta en trozos muy pequeños y lo freímos. Mientras se fríe, en un bol desmigamos el queso feta y el tofu y lo mezclamos con las alcaparras. Añadimos la masa a la sartén y lo freímos junto con el resto. Si usamos carne, hay que cuidar que quede bien hecha. Yo he usado tofu sabor tomate(con trocitos de tomate seco). Si se usa tofu natural, que es bastante soso, recomiendo añadir un poco de salsa de soja.

Añadimos la salsa de tomate, el tabasco verde al gusto, la sal, el romero y la albahaca. Cortamos el calabacín en rodajas finas.

En un molde de horno untado de mantequilla, vamos colocando capas de calabacín y de "masa" como si fuera una lasaña. Tenemos que intentar hacer el mayor número de capas posibles, para poder llamarlo "milhojas" y no "treshojas". Arriba de todo ponemos una buena capa de calabacines.

Lo metemos en el horno a 180º y lo sacamos cuando los calabacines estén tiernos y dorados.

Un plato perfecto para cenar. Sacia pero no es pesado, ya que está basado en verduras.

lunes, mayo 16, 2011

Espárragos verdes con champiñones shi-take frescos y sofrito de albahaca



Otra receta con espárragos, esta vez pensando en un entrante ligero para otro plato de más empaque. Por eso he eliminado cualquier tipo de aporte proteico o de hidratos de carbono. Es un plato que intenta maximizar la sencillez y los sabores puros de las verduras. Un plato para los amante de lo vegetal en su esencia pura. Como se puede ver en la primera foto, para preparar una buena comida no hace falta tener conocimientos avanzados de cocina o ser capaz de realizar técnicas complicadísimas(algo que yo desde luego no tengo). Lo único que necesitamos es ingredientes de primera calidad y dos cuchillos bien afilados.

Ingredientes:

- Espárragos verdes
- Champiñones shi-take frescos
- Albahaca fresca
- Cebolletas
- Ajos
- Aceite de oliva, sal y pimienta.

Preparación

Freímos los champiñones en aceite de oliva con dos dientes de ajo sin cortar. Hay que tener cuidado con ellos, ya que son auténticas esponjas de aceite. Lo mejor es rehogarlos en poco aceite. Luego cocemos los espárragos verdes en una cazuela con agua y sal. Mientras se hacen haremos nuestro sofrito. Cortamos el ajo en láminas y la cebolleta en trocitos pequeños. La albahaca la dejamos con las hojas enteras reservada aparte. Freímos el ajo y la cebolleta. Cuando esté listo añadimos la albahaca y salpimentamos al gusto. Servimos en un plato los espárragos con el sofrito por encima(también el aceite). A los champiñones también les añadiremos solamente sal y pimienta.

domingo, mayo 01, 2011

Batido de mango con helado de chocolate



Y de postre... algo rápido y sencillo de preparar. Un batido con algo de chocolate. Los batidos tienen la ventaja de que se preparan en un momento, son una fuente enorme de vitaminas y están deliciosos. Además son muy baratos, ya que los ingredientes son fruta y leche. Si la fruta no es muy dulce, podemos añadir azúcar moreno. Preparar un batido es realmente a prueba de idiotas. No tenemos más que cortar la fruta en trozos, añadir leche y batir con la batidora hasta que se forme una masa homogénea(por eso se llama "batido", ¿lo pilláis?). Aunque se pueden mezclar sabores, yo no recomendaría hacer muchos experimentos. Existe el peligro de que al final el batido nos sepa a "potito nutribén".

El batido de la foto es de mango. Otros batidos que me encantan son de fresa y de pomelo. El de fresa hubiera maridado quizás mejor con el helado de chocolate, pero qué quieres, es lo que pasa cando tienes mango y no fresas... Aquí uno de fresas que hice el otro día:


Espárragos verdes con vinagreta de queso y tofu frito



La temporada de los espárragos ha llegado y comenzamos a disfrutar de esta hortaliza.

Ingredientes

- espárragos verdes
- Aceite de oliva, vinagre blanco
- Aceitunas
- Alcaparras
- Pimiento rojo
- Cebolletas
- Queso feta
- tofu

Preparación

Los espárragos los cocemos en agua sin sal. Hemos de cuidar que no se hagan demasiado(como me ha pasado a mí, como se ven la foto). Tienen que estar tiernos pero sin convertirse en puré. La vinagreta la prepararemos con las aceitunas, alcaparras, el pimiento, las cebolletas y el queso feta picados en juliana. Tenemos que conseguir trozos lo más pequeño posible. Lo mezclamos todo y añadimos vinagre blanco y aceite de oliva virgen. No es necesario añadir sal. El queso feta, las aceitunas y las alcaparras no darán la salazón necesaria.

El tofu se fríe en aceite sin más, cortado en tiras. Para que no sea muy aburrido, podemos utilizar tofu con sabor a algo. Yo he utilizado tofu de tomate. Naturalmente también podemos usar algo de carne, como solomillo de ternera.

Lo servimos acompañado de un jerez palomino fino muy frío.

viernes, abril 29, 2011

10 salsas de ensalada



En casa comemos ensalada casi a diario, y desde que estuve en Francia me acostumbré a hacer la salsa de la ensalada de una vez, al contrario de lo que es típico en España, donde se van añadiendo los ingredientes uno a uno. El método de hacer la salsa antes tiene varias ventajas. En primer lugar podemos controlar perfectamente las cantidades. En segundo lugar podemos servir la salsa aparte y dejar que cada comensal se sirva a su gusto.

Las salsas de ensalada tienen tradicionalmente dos ingredientes básicos: un ácido orgánico y una sustancia oleaginosa. El ácido tiene una función muy concreta: comenzar la digestión antes de que nos metamos la ensalada en la boca. Hay que pensar que las verduras crudas, aunque son muy sanas, también son muy indigestas. Un ácido comienza el proceso de digestión y así la ensalada es más fácil de digerir. Los ácidos más utilizados son el ácido acético(vinagre) y cítrico(limón). Algunas ensaladas también aceptan salsas de yogur. El aceite, además de dar sabor, crea una película que evita que las verduras nos chirríen en los dientes.

Básicamente la proporción de aceite será siempre de 1/3. Yo no utilizo otro aceite que no sea español de oliva virgen extra. Con dos cojones. El vinagre me gusta el aceto balsámico de Módena, blanco o tinto. Siempre hay que añadir el aceite al final. Antes de echar la salsa en la ensalada hay que remover con fuerza para que se mezclen los ingredientes.

A continuación voy a hacer una lista de las salsas que yo más utilizo. Estas salsas no tienen nombre, pero ahora les voy a poner uno para diferenciarlas más fácilmente.

1.- Francesa: aceto balsámico tinto, aceite, mostaza de Dijon, sal.

fuertecilla

2.- De ajo: aceto balsámico tinto, aceite, ajo picado, sal

no apta si después queremos hacer el amor

3.- De hierbas: aceto balsámico tinto, albahaca picada, romero picado, aceite, sal

perfecta en verano

4.- Japonesa: vinagre de arroz, salsa de soja, azúcar moreno, aceite

para darle un toque exótico a nuestra ensalada

5.- Especial Montañés Errante: aceto balsámico tinto, azúcar moreno, salsa de soja, tabasco verde, aceite de oliva.

mi preferida

6.- De yogur: yogur, hierbas aromáticas, sal, azúcar

perfecta con endivias

7.- de mayonesa: yogur, mayonesa, hierbas aromáticas, sal, azúcar

la que hay que usar con el doner kebab

8.- Salsa rosa: mayonesa, ketchup, azúcar, zumo de naranja.

para una ensalada de endivias y/o fruta

9.- De limón: aceite, limón, sal

perfecta con aguacates

10.- De limón especial: aceite, limón, salsa de soja, azúcar moreno, tabasco verde

como la número 5 pero con limón en vez de vinagre de Módena. Es la de la foto.

sábado, abril 23, 2011

Tortilla de patata estilo mediterráneo


Haciendo este plato me puse a pensar en algo interesante. No conozco a nadie que no le guste la tortilla de patata. De hecho, cuando se pregunta a alguien por su plato preferido, no es extraño recibir como respuesta: "la tortilla de patata de mi madre". Y es interesante porque hay pocos platos tan baratos y sencillos de hacer como la tortilla. No hablamos de caviar o de ostras, hablamos de algo hecho de ¡patatas y huevos!

Mis tortillas no le llegan a las que hace mi madre ni a la suela de los zapatos, pero aún así, esta me quedó "comible". La receta es la original, pero no he puesto cebolla. En vez de eso, tienen ajo, romero recién cortado del jardín y albahaca fresca de tiesto.

Ingredientes

- Patatas
- Huevos
- Ajo
- Albahaca fresca
- Romero fresco
- Aceite de oliva, pimienta, sal

Preparación

Cortamos las patatas en dados. Preparamos en un bol aceite con sal, pimienta y romero picadito. Bañamos las patatas en el aceite y las ponemos en la bandeja del horno a 180º hasta que estén doradas. También podemos freírlas. En este caso también freímos el ajo con ellas.

Si hemos hecho las patatas en el horno, freímos el ajo y lo reservamos. El aceite que hemos usado para freir el ajo lo usaremos para hacer la tortilla.

Lavamos la albahaca y la picamos. Batimos los huevos y añadimos la albahaca picada. Mezclamos el huevo batido y la albahaca con los ajos y las patatas fritas/asadas. Removemos bien para que quede una mezcla homogénea.

En una sartén un poco más pequeña que un plato vertemos un poco de aceite para que no se pegue la tortilla(lo mejor es usar el aceite con el que hemos frito el ajo). Echamos la mezcla de huevo y patatas de una vez en la sartén y lo distribuimos rápidamente para que quede repartido de manera equilibrada.

El fuego tiene que estar "medio". Aquí debe cada uno encontrar el punto. Cuando veamos que la tortilla ya no se pega a la sartén, quiere decir que el huevo está cuajado. Cogemos un plato, lo ponemos sobre la sartén y le damos vuelta rápidamente. AVISO: es normal tirar algunas tortillas al suelo hasta que tenemos este movimiento controlado. Con ayuda del plato colocamos la otra parte de la tortilla sobre la sartén. Si este primer movimiento nos ha salido bien, ahora podemos dar vuelta a la tortilla con facilidad hasta que ambos lados tengan un color doradito como en la foto.

Especificaciones técnicas: básicamente hay dos tipos de tortilla, la húmeda y la seca. En la seca el huevo está muy cuajado. Quiere decir que hemos dejado la tortilla a fuego lento más tiempo. La húmeda tiene el huevo semicuajado, lo cual conseguiremos con fuego rápido menos tiempo(se dorará la tortilla pero el interior no se hará). También podemos buscar un punto medio, que es lo que hace todo el mundo(o al menos lo intenta).

Que aproveche. :-)

domingo, abril 10, 2011

Quiche de aceitunas, cebolletas y queso feta


A la pobre quiche lorraine le pasa lo mismo que a la pizza italiana. Es un plato tradicional del norte de Francia que originariamente solo tenía masa quebrada, huevos, creme fraiche y bacon. Ni siquiera tenía queso emmental rayado(esa sería ya la quiche alsacienne, ¡paletos!).

Pues bien, hoy en día cualquier desgraciado se cree con derecho a coger esta receta centenaria y hacer lo que le salga del horno con ella. Como en el caso que nos ocupa, que ni siquiera hemos usado masa quebrada(no quedaba en el supermercado), sino masa de pizza(que estaba de oferta). Un auténtico crimen que haría revolverse en su tumba al mismísimo Bocuse, en caso de que estuviera muerto.

Pero no contentos con eso, además hemos utilizado ingredientes que harían tirarse de los pelos a cualquier chef estrella de los que salen en la tele haciendo espumas, gelatinas y enfriando tortillas de patata a -250° para luego romperlas en pedazos, triturarlas y terminar untándolas encima de un pez fugu.

Ingredientes:

- masa de pizza
- 4 huevos
- 200 gr. de creme fraiche
- aceitunas
- cebolletas

Preparación:

Freímos un poco las cebolletas. Mientras tanto, precocinamos la masa en el horno hasta que esté ligeramente dorada. En un cuenco batimos los huevos y los mezclamos con la creme fraiche. Añadimos un poco de sal y pimienta. Cortamos las aceitunas en rodajas y desmigamos el queso feta. Lo colocamos todo con las cebolletas sobre la masa, y luego vertemos con cuidado el líquido de los huevos y la creme fraiche.

Cocemos nuestras quiche en el horno a 180º. Estará lista cuando el interior haya subido un poco y esté dorado.


miércoles, marzo 09, 2011

Caldo de hueso de jamón


¿Hay vida después de la muerte? Para un jamón sí. Esta es la primera vez que hago un caldo y estoy muy contento con el resultado. El caldo es algo perfecto para después de un duro día de trabajo en invierno. No hay nada como llegar a casa, calentarse un bol de delicioso caldo y tumbarse en el sofá con una cuchara en la mano....Solo hay que tener en cuenta que el hueso del jamón le da un sabor bastante fuerte al caldo.

Ingredientes:

- hueso de jamón
- puerro
- zanahorias
- dientes de ajo
- cebolla

Preparación:

Limpiamos el hueso del jamón de toda la grasa oxidada y sucia que tenga, dejando solo la grasa blanca y la carne. Partimos el hueso en trozos para que saque más sabor. Pelamos y limpiamos las verduras y las colocamos en la cazuela en trozos muy grandes. Llevamos agua a hervir y lo añadimos a la cazuela. Lo dejamos hervir a fuego lento al menos dos horas(mejor 3). Las verduras estarán al final del proceso complentamente desechas. En el caldo dejamos solamente los trocitos de carne que se hayan separado.

Cuando enfríe, metemos la cazuela en la nevera y lo dejamos reposar 24 horas. Al día siguiente, veremos que la grasa se ha quedado en la superficie solidificada. La retiramos. Salamos al gusto. Ya está, nuestro caldo está listo para ser calentado de nuevo y degustado.

El caldo queda exquisito con un chorrito de jerez seco.

sábado, enero 08, 2011

Un invitado muy especial


La semana pasada la pasé en España con mi familia. Fuimos en coche, y por eso pude cumplir un sueño que tenía desde hace tiempo: comprarme un jamón y llevármelo a Alemania. Ya que estaba compré un paquete jamonero, con cuchillo, afilador y apoyajamones. Ha sido una locura, especialmente porque aquí estoy solo ante el peligro, así que tengo pensado hacer una "iberico's party" con los compañeros del trabajo. La foto que he puesto no es de "mi" jamón, que está en el sótano colgado en un lugar bastante feo y que no le haría justicia. Sin embargo el de la foto es de la misma marca: Villar. El que he comprado es ibérico de bellota. Ahora solo queda abrirlo y ver qué tal está. ¡Qué nervios!

Menú de Navidad

Entrante

Crema de calabaza y zanahoria picante

Plato principal

Patatas asadas con hierbas aromáticas
Cazuelita de verduras
Solomillo de vaca de agricultura biológica
Vegetarianos: filete de queso feta al horno

Postre

Mousse de naranja

Vino

Faustino V reserva 2004 tinto